Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Bodegas Jose L. Ferrer

Historia

En 1931, y a sus apenas 28 años, el joven e inquieto José Luis Ferrer Ramonell, tras haber estudiado ingeniería en Francia, funda esta bodega bajo el nombre de Vinícola de Binissalem. Posteriormente pasará a recibir su actual nombre, Bodegas José L. Ferrer y Franja Roja, su marca insignia, que en la actualidad son sinónimo de calidad y prestigio.

José L. Ferrer, fue pionero en la isla de Mallorca a la hora de:

  • Introducir nuevas técnicas en el cultivo de la vid.
  • Embotellar vinos para su posterior comercialización. 
  • Realizar el  envejecimiento de los vinos en barricas de roble con la intención de mejorar la calidad y la evolución de sus vinos.
  • Fue creador de grandes blancos basados en variedades autóctonas, ya que no existía gran tradición en la isla, pero si una gran aceptación por la llegada de vinos frescos.
  • Y, posteriormente, en exportar grandes vinos Mallorquines a Europa y EEUU.

0 1 2 3 4 5

Actualmente la bodega sigue siendo propiedad de la familia, ocupando el puesto las 3ª y 4ª generación de la estirpe vinatera de los Ferrer, que nunca se han conformado con lo que les aportaba la memoria histórica y la experiencia heredada y por esto siempre han buscado enriquecer el legado recibido.

Así, desde el abuelo, Jose Luís Ferrer Ramonell, pasando por los nietos, Sebastián y Jose Luís Roses, hasta la reciente incorporación de su bisnieto Pepe Roses, todos han marchado fuera de nuestras fronteras para descubrir y, en su caso, aplicar en casa nuevas ideas y técnicas enológicas de todo el mundo.

De la época del fundador hasta hoy la bodega no ha perdido ni un gramo de tipicidad y autenticidad en los planteamientos, pero ha conseguido mejorar en gran medida el resultado final. Unas instalaciones avanzadas que combinan lo mejor de las técnicas modernas y las tradicionales y, sobre todo, vivir el vino como una pasión que se transmite casi genéticamente, de generación en generación, han tenido como recompensa el reconocimiento del mercado autóctono e incluso el de fuera de nuestras fronteras.

Siglos de tradición de toda una tierra y toda la pasión y el esfuerzo de una familia es el que existe tras el nombre de José L. Ferrer. Luz y magia, paisaje y paisanaje, cultura e ingenio, alma y tierra, uva y valentía hechos vino, esto es, en esencia, lo que se destapa con cada una de las botellas que salen de esta bodega.